TERRERA MARISMEÑA (Calandrella rufescens)

Canto Terrera marismeña.......

Pequeño pájaro que habita en estepas áridas de matorral ralo y abierto, como espartales, saladares y zonas dunares. De distribución localizada y discontinua en Europa occidental, en España la especie se encuentra restringida a cinco núcleos: la depresión del Ebro, el sureste peninsular, el litoral atlántico andaluz, La Mancha y las islas Canarias orientales.

 

Descripción

 

Clasificación

Orden Passeriformes; familia Alaudidae

 

Longitud

13-14 cm

 

Envergadura

24-32 cm

 

Identificación

Aláudido de pequeño tamaño, similar a la terrera común, aunque de tonos más grisáceos y más listado, especialmente en el pecho (dibujo 1). También destaca la ausencia de manchas negras en el cuello. El plumaje se parece al de la alondra común, de la que se diferencia por su menor tamaño y por su pico más corto.

 

Canto

Es melodioso y prolongado, similar al de la terrera común, aunque más continuo y complejo. Habitualmente incluye una nota (prrrit), corta y áspera. Canta en vuelo o en el suelo, con pausas largas entre vocalizaciones.

 

Dónde vive

 

En el mundo

Su presencia es continua en el norte de África, la Península Arábiga, Oriente Próximo, el entorno del mar Negro y Asia, alcanzando China, Corea e India. En Europa se localiza únicamente en la Península Ibérica. Se reconocen nueve subespecies en el Paleártico occidental.

 

En España

En nuestro territorio se distinguen tres subespecies: una en la Península, apetzii, y dos endémicas de Canarias, rufescens (Tenerife) y polatzeki (Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y el archipiélago Chinijo). La distribución es discontinua en la mitad este y el suroeste peninsular, donde se localizan cuatro núcleos principales: la depresión del Ebro, el sureste, el litoral atlántico andaluz y La Mancha.

 

Desplazamientos

En España es una especie residente, con movimientos locales poco conocidos.

 

Poblaciónón

 

La población peninsular se estima en torno a las 250.000 parejas, según el Atlas de las aves reproductoras de España (2003). En las últimas décadas se halla en regresión. Los mejores núcleos se encuentran en la costa atlántica andaluza, el litoral almeriense y la depresión del Ebro. Por su parte, la subespecie canaria polatzeki mantiene una población de unos 17.000-19.000 ejemplares, mientras que la subespecie rufescens puede darse virtualmente por extinguida, con una población en libertad de tan solo 1-2 parejas.

 

Cómo vive

 

Hábitat

Ocupa zonas áridas y muy cálidas en llanuras de matorral ralo y abierto, sobre sustratos secos (yesos, arcillas, arenas, piedras). Alcanza densidades elevadas en estepas yesíferas o limosas, así como en marismas, estepas arenosas, dunas y baldíos.

 

Alimentación

En verano, su dieta se basa en el consumo de invertebrados; el resto del año se alimenta sobre todo de granos.

 

Desplazamientos

En España es una especie residente, con movimientos locales poco conocidos.

 

Reproducción

La estación reproductora se prolonga de marzo a julio, con posibilidad de realizar dos puestas anuales. Solitaria y territorial, nidifica en el suelo, en una pequeña depresión del terreno, formando un cuenco de hojas y plumas, a menudo al amparo de un arbusto bajo. Las puestas se llevan a cabo en abril, y constan de dos a cinco huevos, de color blanco a
amarillo, moteados en grado variable de pardo oscuro. El periodo de incubación dura 11 días y corre a cargo de la hembra. Los pollos son cuidados por ambos progenitores y abandonan el nido a los 9 días de edad.

 

Amenazas y Conservación

 

La mayor parte de las poblaciones muestran una tendencia regresiva, especialmente acusada en el caso de las poblaciones canarias. El principal factor de amenaza radica en la destrucción del hábitat, sobre todo por la ocupación creciente del litoral a raíz de la expansión de urbanizaciones y cultivos. En otras zonas, el mayor peligro proviene de la roturación del hábitat estepario. En el Libro Rojo de las aves de España (2004), la terrera marismeña está catalogada con diferentes categorías, según las subespecies: apetzii se considera “Casi amenazada”; rufescens, “En peligro crítico”; y polatzeki, “En
peligro”. En el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas aparece como “De interés especial”.