TARABILLA COMÚN (Saxicola rubicola)

Canto de la Tarabilla común.......

Pajarillo de aspecto rechoncho, con un diseño cromático muy llamativo en los machos. En España resulta una especie común, aunque no abundante,
ampliamente distribuida por la Península y Baleares. Se encuentra ligada a zonas abiertas, incluyendo diversas formaciones de matorral, bordes y
claros de bosque, cultivos y pastizales con arbustos dispersos.

 

Descripción

 

Clasificación

 

Orden Passeriformes; familia Turdidae

Longitud

13 cm

Envergadura

18-21 cm

 

Identificación

 

Túrdido de pequeño tamaño y aspecto regordete, con cabeza redondeada, alas y cola cortas y de color oscuro, y manchas blancas en la zona escapular, muy visibles en vuelo. Los machos lucen un diseño muy vistoso (dibujo 1), en el que la cabeza negra contrasta con el pecho anaranjado, y el obispillo blanquecino confronta con la cola oscura en los adultos. Las hembras y los jóvenes muestran un diseño similar al macho, aunque son más pardos (dibujo 2). Esta ave gusta de posarse en lugares prominentes y tiene un vuelo rápido y directo, con fuerte batido de alas (dibujo 3).

 

Canto

 

Breve, agudo y repetitivo, se compone de un trino corto y chirriante. Su reclamo resulta característico y consiste en un chasquido corto, repetido insistentemente: chac-chac.
 

Dónde vive

 

En el mundo

 

Presenta una distribución extensa, aunque muy desigual, por Europa, Asia y África. Se encuentra ampliamente extendida en el África subsahariana y en latitudes templadas del Paleártico occidental, la Península Arábiga y Asia central. Aunque se han descrito 25 subespecies, estudios genéticos recientes no hallan diferencias suficientes entre todas ellas, por lo que su estatus subespecífico queda pendiente de revisión.

 

En España

 

Se distribuye de forma continua y extensa por toda la Península Ibérica y Baleares, faltando en Canarias, en Melilla y en algunas zonas de la depresión del Ebro, La Mancha, el valle del Guadalquivir y el sureste ibérico. En nuestro país se reconocen dos subespecies: hibernans, que habita el noroeste peninsular, y rubicola, que ocupa el resto de la Península y Baleares.

 

Desplazamientos

 

Las poblaciones ibéricas son residentes o parcialmente migradoras. Las aves de las áreas más frías abandonan estas zonas en invierno para dirigirse a enclaves más térmicos del sur ibérico o del norte de África. Además, la Península recibe ejemplares foráneos del oeste europeo, que se dirigen a las zonas de invernada situadas en el arco mediterráneo. La migración prenupcial se detecta entre febrero y abril, con máximos a finales de febrero, mientras que la posnupcial se produce entre septiembre y noviembre, con máximos en octubre.

 

Poblaciónón

 

En Europa se estima que hay 1-3,2 millones de parejas. La población ibérica se ha evaluado en torno al medio millón de parejas (Atlas de las aves reproductoras de España, 2003). En nuestro país se trata de una especie frecuente, aunque nunca abundante. Las densidades más altas se registran en algunas zonas de Galicia, Navarra, Cádiz y Málaga. Los resultados obtenidos por el programa SACRE indican una tendencia ligeramente positiva para el periodo 1996-2005.
 

Cómo vive

 

Hábitat

 

Esta ave, típica de zonas abiertas, ocupa formaciones de matorral, campiña, claros de bosque, mosaicos de cultivos o pastizales con arbustos dispersos. Sus densidades más elevadas se han detectado en tomillares, campiñas y brezales de las zonas más térmicas peninsulares. Se distribuye
desde el nivel del mar hasta los 2.100 metros de altitud que alcanza en Sierra Nevada.

 

Alimentación

 

Consume pequeños y medianos invertebrados, principalmente insectos. La dieta puede incluir también algunas semillas y frutos.

 

Desplazamientos

 

Las poblaciones ibéricas son residentes o parcialmente migradoras. Las aves de las áreas más frías abandonan estas zonas en invierno para dirigirse a enclaves más térmicos del sur ibérico o del norte de África. Además, la Península recibe ejemplares foráneos del oeste europeo, que se dirigen a las zonas de invernada situadas en el arco mediterráneo. La migración prenupcial se detecta entre febrero y abril, con máximos a finales de febrero, mientras que la posnupcial se produce entre septiembre y noviembre, con máximos en octubre.

 

Reproducción

 

Aunque se trata de una especie monógama, se han descrito casos de poligamia. La época de cría se extiende de febrero a julio, y puede realizar hasta tres puestas anuales. Nidifica en el suelo, entre la vegetación, muchas veces al amparo de un arbusto. El nido consiste en un pequeño cuenco de hierbas y hojas secas, donde la hembra efectúa una puesta de dos a siete huevos, de color azulado y finamente moteados. La incubación dura 13-14 días y corre a cargo exclusivamente de la hembra. Los pollos, a los que cuidan ambos progenitores, se hacen volanderos a los 14 días, y después pueden ser atendidos por los padres durante una semana más.

 

Amenazas y Conservación

 

Es un ave común, ampliamente distribuida y con ligera tendencia positiva, por lo que no se encuentra amenazada. El principal riesgo para sus poblaciones podría proceder de la intensificación agrícola y de la homogeneización de los ambientes agrarios por la eliminación de setos y linderos, el uso de fitosanitarios y la reforestación de terrenos marginales. Está considerada “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.