PORRÓN EUROPEO ó COMÚN  (Aythya ferina)

 CANTO del Porrón europeo.......

 El porrón europeo es un típico representante de los ánades buceadores, muy ampliamente distribuido por Europa, donde resulta un ave bastante frecuente. En nuestro territorio esta anátida se constituye en el pato buceador más abundante y extendido, pues se encuentra bastante repartido tanto durante la reproducción como, sobre todo, durante la invernada, cuando nuestros humedales reciben un importante número de ejemplares procedentes de otras latitudes.   

 

Descripción

 

Clasificación

Orden Anseriformes; familia Anatidae

Longitud

42-49 cm

Envergadura

67-75 cm

Identificación

Se trata de un pato buceador típico, de aspecto compacto, cola corta, fuertes patas y vuelo vibrante, que se desplaza por el agua con el cuerpo muy sumergido y la cola baja. El macho adulto en plumaje nupcial posee la popa y el pecho negros, el dorso, los flancos y el vientre grisáceos y la cabeza de color pardo rojizo; el pico es oscuro, aunque surcado por una banda transversal grisácea, y el ojo, rojo (dibujo 1). En vuelo se ve bastante gris, con el pecho y la parte superior del dorso oscuros y la cabeza rojiza (dibujo 2).
La hembra, por su parte, resulta mucho más homogénea, con la popa y el pecho rojizos, el dorso, los flancos y el vientre grisáceos y la cabeza de color crema sucio; el ojo es oscuro y el pico, negruzco, con una estrecha faja pálida. El joven es muy similar a la hembra, pero más apagado, con más pardo y menos gris.

Canto

Aunque se muestran, en general, bastante silenciosos, el macho emite un u-i-ouu durante la parada nupcial, mientras que la hembra produce un prarr prarr prarr.

 

Dónde vive

 

En el mundo

La especie cría ampliamente en Europa, salvo en la región más septentrional, y en una amplia franja de Asia central y occidental. Sus poblaciones migradoras se desplazan en invierno a Europa meridional, centro y norte de África, así como hasta Asia meridional y oriental. No se reconocen subespecies.

En España

El porrón europeo es el pato buceador más frecuente y extendido de nuestro territorio, pues se reproduce en un buen número de humedales ibéricos, como las marismas del Guadalquivir, el delta del Ebro, las lagunas de Jaén, Córdoba y Sevilla, las lagunas de Villafáfila (Zamora), Gallocanta (Zaragoza-Teruel) y Pitillas (Navarra), los humedales gaditanos, localidades de Extremadura y La Mancha, los cursos fluviales de Madrid,
ciertas lagunas de Albacete y los humedales levantinos y del sureste, así como en zonas húmedas de Baleares. Falta, sin embargo, en Canarias, Ceuta y Melilla. En invierno se encuentra extraordinariamente disperso por infinidad de localidades de la Península, principalmente por el cuadrante suroccidental, y también en Baleares. En Canarias es escaso e irregular en invierno.

Desplazamientos

Se trata de una especie residente en la  Península, donde recibimos anualmente importantes poblaciones invernantes procedentes del centro y norte de Europa. Los individuos ibéricos se dispersan en todas las direcciones, incluso más allá de nuestras fronteras, mientras que los europeos alcanzan la Península para invernar a partir de septiembre y permanecen entre nosotros hasta mayo, con máximos en pleno invierno (de diciembre a febrero). Las aves extraibéricas abandonan sus lugares de cría a finales de septiembre y en octubre —los machos unas dos semanas antes que las hembras—, mientras que la partida de las zonas de invernada empieza a detectarse en febrero, aunque tiene lugar mayoritariamente en marzo y abril.

Poblaciónón

La población europea de este pato buceador se estima en 210.000-440.000 parejas reproductoras, mientras que la española se calcula en un mínimo de 5.000 parejas, las cuales se concentran sobre todo en las marismas del Guadalquivir (3.000-5.000 parejas, según los años), las Tablas de Daimiel (1.000 parejas) y los cursos fluviales de Madrid (350 parejas). Los datos permiten afirmar que ha experimentado un acusado incremento poblacional en nuestro país durante las últimas décadas —al contrario de lo que sucede en otros lugares, donde su número ha disminuido—, al igual que una importante expansión en su área de distribución. Se calcula que un mínimo de 790.000 aves invernan en el continente, de las cuales 21.000-62.000 se cree que se instalan en nuestro territorio. Su principal localidad de invernada es la laguna de Gallocanta, donde la especie, no obstante, sufre importantes oscilaciones en el número de efectivos invernantes, debido, seguramente, a las fluctuaciones de los niveles hídricos. Otros enclaves más estables en lo que al régimen hídrico se refiere, como el delta del Ebro, muestran también fuertes variaciones interanuales en el número de invernantes.

 

Cómo vive

 

Hábitat

Se trata de una especie poco exigente, que puede reproducirse en charcas, marismas y cursos lentos de ríos con áreas de aguas abiertas y abundante vegetación palustre, e invernar en grandes lagos y lagunas, embalses, graveras inundadas y ambientes costeros salobres.

Alimentación

El porrón europeo es un pato omnívoro, que consume porcentajes variables de alimento de origen animal (insectos, crustáceos, pequeños peces) y vegetal (vegetación sumergida), en función de la localidad y de la época del año, aunque en algunos enclaves se nutre principalmente de semillas y otras materias vegetales.

Desplazamientos

Se trata de una especie residente en la  Península, donde recibimos anualmente importantes poblaciones invernantes procedentes del centro y norte de Europa. Los individuos ibéricos se dispersan en todas las direcciones, incluso más allá de nuestras fronteras, mientras que los europeos alcanzan la Península para invernar a partir de septiembre y permanecen entre nosotros hasta mayo, con máximos en pleno invierno (de diciembre a febrero). Las aves extraibéricas abandonan sus lugares de cría a finales de septiembre y en octubre —los machos unas dos semanas antes que las hembras—, mientras que la partida de las zonas de invernada empieza a detectarse en febrero, aunque tiene lugar mayoritariamente en marzo y abril.

Reproducción

La hembra de porrón europeo construye unas plataformas de reproducción bastante elaboradas, que sitúa en el suelo, cerca del agua, y confecciona a base de tallos, hojas y otros materiales vegetales, que posteriormente forra con plumón. En estos emplazamientos deposita, habitualmente a lo largo del mes de abril, entre 6 y 11 huevos de color verde grisáceo, que son incubados exclusivamente por ella durante 24-28 días. Los pollos, muy despiertos e independientes, como los de todas las anátidas, permanecen al cuidado de su progenitora hasta que, cuando cuentan con 50-55 días, alcanzan su completo desarrollo.

 

Amenazas y Conservación

 

Las principales amenazas que pesan sobre el porrón europeo son similares a las de otras aves acuáticas y se centran, especialmente, en la destrucción o alteración de los humedales como consecuencia de desecaciones, eutrofización, contaminación o sobreexplotación de acuíferos. La presión 4 cinegética —a veces excesiva— y el envenenamiento por plomo son también amenazas importantes para esta especie.