MOSQUITERO MUSICAL (Phylloscopus trochilus)

De las especies de mosquiteros que nos visitan durante las épocas de paso migratorio, el musical es quizá el más abundante, dado que se trata de una de las aves más numerosas en toda Europa. Aparte de esta nutrida población migrante contamos con unas pocas decenas de parejas reproductoras en la Cordillera Cantábrica y el País Vasco. Condicionantes ambientales y biogeográficos parecen ser la causa de que esta especie, tan común en Europa, no sea más frecuente como nidificante entre nosotros. Es un ave muy parecida a los mosquiteros común e ibérico, de los que se diferencia por su tonalidad algo más amarillenta y por su canto.
Orden Passeriformes; familia Sylviidae

Presenta gran parecido con otros congéneres, especialmente los mosquiteros común e ibérico, de los que se diferencia por poseer el pico y las patas pálidos, las listas faciales más marcadas —con una lista superciliar muy patente—, las partes inferiores más amarillas y el dorso de un tono verdoso más brillante 

Canto:consiste en una estrofa suave y de tono descendente, que el ave ejecuta de forma repetida. El reclamo es un silbido suave, disilábico y ascendente, similar a un huiit.

Como reproductor presenta una distribución muy localizada y restringida a la Cordillera Cantábrica (principalmente Asturias) y el País Vasco, en tanto que durante los pasos migratorios puede encontrarse en toda España. En nuestro territorio aparece tanto la subespecie trochilus, procedente del oeste de Europa, como acredula, originaria de Escandinavia.

Se trata de un ave migradora, cuyos cuarteles de invernada se extienden por casi toda el África subsahariana, desde Senegal hasta Etiopía por el este y hasta Sudáfrica por el sur. Durante los pasos migratorios, un importante contingente de mosquiteros musicales del centro y norte de Europa atraviesa la Península Ibérica, Baleares y Canarias. El paso prenupcial se detecta entre marzo y mayo (con máximos a finales de abril) y el posnupcial entre agosto y noviembre (con el mayor número de aves a principios de septiembre). El paso otoñal discurre a través de la Península por una ruta más occidental.

Se trata de una de las especies de aves más abundantes del continente europeo. Se ha estimado entre 56 y 100 millones de parejas la población en Europa, cuyos contingentes más importantes se hallan en Rusia y Escandinavia. La población nidificante ibérica resulta, en cambio, testimonial, con una estimación provisional de unas pocas decenas de parejas. Se desconocen las tendencias de esta exigua población.

Especie ligada a ambientes forestales y de matorral, suele ocupar bosques aclarados, bordes o claros de masas boscosas, bosques en etapas de regeneración y distintas formaciones arbustivas y de matorral. En las localidades de cría ibéricas habita bosques frescos y húmedos, en especial sotos riparios y forestas de montaña o ambientes umbríos. Durante los pasos migratorios puede encontrarse en una amplia variedad de hábitats, siempre que estos proporcionen algún tipo de cobertura vegetal.

Se alimenta principalmente de pequeños insectos y arañas. En otoño puede consumir también pequeñas bayas (moras, saúcos, etc.).

Se trata de un ave migradora, cuyos cuarteles de invernada se extienden por casi toda el África subsahariana, desde Senegal hasta Etiopía por el este y hasta Sudáfrica por el sur. Durante los pasos migratorios, un importante contingente de mosquiteros musicales del centro y norte de Europa atraviesa la Península Ibérica, Baleares y Canarias. El paso prenupcial se detecta entre marzo y mayo (con máximos a finales de abril) y el posnupcial entre agosto y noviembre (con el mayor número de aves a principios de septiembre). El paso otoñal discurre a través de la Península por una ruta más occidental.

Las relaciones de pareja del mosquitero musical pueden ser tanto monógamas como polígamas (un macho con dos o tres hembras). Durante el periodo de reproducción, que se extiende de mayo a julio, las parejas efectúan normalmente una sola puesta (ocasionalmente dos). El nido, construido por la hembra, consiste en un pequeño cuenco de hojas, ramas y musgo, situado en la espesura de la vegetación arbustiva o
arbórea. La puesta consta de tres a nueve huevos de color blanquecino y moteados de marrón claro en grado variable, que incubará la hembra durante 12-14 días. Los pollos suelen ser atendidos por ambos padres. Son volanderos a los 11-16 días y alcanzan la independencia 12-16 días después.
En España es una especie muy escasa como reproductora, pero no tanto porque sufra amenazas específicas, sino por limitaciones de tipo ambiental (temperatura, humedad) y biogeográfico. Se considera “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies
Amenazadas y se incluye en la categoría de “Casi amenazado” en el Libro Rojo de las aves de España.