FOCHA MORUNA (Fulica cristata)

 

 

Un poco mayor que la Focha Común, la Focha Moruna,Fulica cristata,su diferencia fundamental con la otra especie es la presencia de dos «botones» pardo rojizos sobre la frente, encima mismo y a los lados del escudete blanco azulado pálido. El plumaje es negro y carece de la raya blanca en las secundarias que se ve en Fulica atra cuando vuela. Las patas son grisáceas ligeramente azuladas y también tiene en los dedos los lóbulos característicos de la otra especie. Es algo mayor y parece más indolente en su comportamiento. No suele permanecer en aguas abiertas, sino más bien cerca de vegetación acuática y su timidez es muy grande. Otra diferencia con la Focha Común la constituye su voz, simple y grave, un ¡ju-ju-ju! que a veces suena muy fuerte como la voz humana ¡jui-jui-jui! Como a distancia, no se aprecian bien los tubérculos o protuberancias rojizas de la frente, puede ser la voz el mejor método para la identificación.

Fulica cristata tiene su habitat principal en el este y sur de Africa, incluida la isla de Madagascar. Las poblaciones que habitan el sur de Iberia y Marruecos han quedado completamente aisladas desde que las poblaciones argelinas y tunecinas desaparecieron completamente. Estas fueron en tiempos muy importantes y allí se hablaba de millares de fochas morunas. Se estima que cristata es un clásico caso de una especie tropical que intentó colonizar Europa. Ahora se trata ya de una reliquia que parece condenada a extinguirse. De Argelia y Túnez desapareció hace 50 años y la población actual de Marruecos puede seguir el mismo camino. De acuerdo con el informe del Consejo de Europa (1975) en Marruecos se reproduce en muy pocas localidades, principalmente en el Atlas medio donde había una población total de 1.200 fochas de esta especie (Blondel 1965). Sin embargo, Smith (1965) solamente la vio en tres lugares después de un exhaustivo reconocimiento de casi todas las zonas húmedas de aquel país que le ocupó 15 meses. Y solamente pudo comprobar la reproducción en dos, Daiat Douiyet y en la laguna de Mehdia al norte de Kenitra. En noviembre y diciembre de 1973, Wood (1975) visitó los mismos sitios y sólo encontró Fulica cristata en la laguna de Mehdia. Esta masa de agua de 175 Ha. aproximadamente, con abundante Salicornia y Juncus sólo albergaba 21 fochas cornudas En 1972, Francois comprobó que la totalidad de las fochas de la laguna eran de la especie cristata El 10 de julio el mismo naturalista encontró en Sefro (Atlas Medio), tres nidos uno con 3 pollos y los dos restantes con huevos.

La población española es ahora muy exigua y parece estar confinada a las Marismas del Guadalquivir, incluida la Reserva de Doñana. En 1950, según el Consejo de Europa, pocas criaban fuera de la reducida extensión del Coto Doñana donde mantenían una proporción con Fulica atra de 1:10. Hoy la especie casi ha desaparecido. Algún pesimista extranjero que pasó 10 meses en las Marismas, escribe que no encontró pruebas de que criase allí. ¡Menos mal! ¡Y estima que únicamente vivirán en la zona unas 10 cristata. De acuerdo con Bernis (1966), quien interrogó al famoso guarda Claritas hace años podía haber una proporción de 1 cristata por cada 2 atra en el coto marismeño de Las Nuevas Hoy se ven muy pocas y en las cacerias se cobran a razón de una por cada mil fochas comunes. Parece ser que antiguamente en la balsa de Alcañiz (Teruel) era abundante durante las cacerias y que criaba allí. Más probable parece que se trataba de cristata procedentes de la Albufera donde se la conocia bien con el nombre de «fochas de bañons» y que en tiempos se reproducia abundantemente, al extremo que los nativos consideraban a cristata como los machos de atra. En la Albufera valenciana y en los vedados próximos se cobraba hasta 1960 casi siempre algún ejemplar entre las fochas comunes abatidas. Incluso si se capturaba alguna al comienzo de la temporada se tomaba como signo de buena suerte (Bernis). También en el Delta del Ebro se cazaba antiguamente algún ejemplar, pero ahora ya no se tienen noticias (Maluquer, 1971) en primavera verano y tampoco en otoño e invierno En La Mancha no hay datos concretos actuales. pero se cita algún ejemplar capturado en la laguna de El Taray en 1952. En la laguna de Medina (Cádiz) se cobraron entonces entre un lote de 950 atra, 12 Fulica cristata. Quedan, pues, escasas parejas en las Marismas y parece que no todos los años todas se reproducen, usando para ello nidos construidos en la misma forma que la especie atra. Bernis (1975) considera a Fulica cristata «escasa durante todo el año en las Marismas, y no necesariamente criando».

La Focha Moruna es una de las especies que han sido incluidas en la lista de aves protegidas por el Decreto de 21 de septiembre de 1973 y su caza, captura, recogida de huevos y crias está prohibida. Pero, si tenemos en cuenta que la Focha Moruna se junta a los grupos de Focha Común y que muchos de estos son anualmente exterminados por los cazadores, pocas posibilidades existen de que la Ley se cumpla. Dudo mucho que nadie, por experto que sea, pueda diferenciar a ambas especies en el ardor de la refriega cinegética Un triste futuro para esta tocha que tenemos el privilegio de poseer todavía.

De la Garcilla nº 112 del 2002(Revista de la Sociedad Española de Ornitología)

La Focha Moruna (Fulica cristata), tambien conocida como Focha Cornuda, es una de las aves acuáticas más amenazadas de Europa. Su población reproductora no supera, en años favorables, las 20 parejas, que se distribuyen por unos pocos humedales de Andalucía.

Aunque en épocas pasadas la Focha Moruna era abundante en España, a principios del siglo XX desapareció del litoral mediterráneo, y prácticamente se extinguió a mediados de este mismo siglo. Tan sólo unas pocas parejas (5-10) lograron sobrevivir en humedales andaluces del entorno de las Marismas del Guadalquivir a lo largo de la última década. Dada la crítica situación de la población ibérica ha sido catalogada como "en peligro de extinción".

La supervivencia de esta especie depende de la restauración y conservación de su hábitat, así como del reforzamiento de la escasísima población silvestre mediante la reintroducción de ejemplares nacidos en cautividad.

En este sentido la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana está desarrollando el proyecto "Reintroducción de la Focha Moruna en dos ZEPA de la Comunidad Valenciana", financiado por la Unión Europea, con fondos LIFE y por el Gobierno Valenciano. Dentro de este proyecto LIFE, SEO/Bird­Life se encarga de la campaña de sensibilización y de redactar el Plan de Acción de la Focha Moruna.

En la actualidad se ejecutan dos programas de cría en cautividad, uno en Valencia y otro en Andalucía, que cuentan con ejemplares de Focha Moruna de origen marroquí.