CORRELIMOS GORDO (Calidris canutus)

                       Imagen: Abel Fernández Gutierrez


 

El Correlimos Gordo, Calidris canutus, es mayor que los otros corretimos, muy rechoncho y de cuello muy corto, lo mismo que el pico y las patas. Las partes superiores están moteadas de castaño y negro y las inferiores son rojo bermellón. Este plumaje corresponde a la primavera y en el invierno todo él es mucho más gris, formando como escamas en el dorso y siendo muy blanco debajo. Por las costas cántabro-atlánticas se ven pasar ya los primeros bandos en el mes de agosto. Su área de cría es circumpolar en altas latitudes: Spitzbergen, el norte de la Península de Taimyr, Archipiélago de Nueva Siberia, Isla de Wrangel, norte de Alaska y Groenlandia. Inverna desde las Islas Británicas hasta el Africa Ecuatorial y por el sur llega a Australia, Nueva Zelanda y Argentina. Estos datos impresionan, pues prácticamente muchos individuos de esta especie recorren la Tierra de Norte a Sur. En primavera el paso por las costas cantábricas apenas es notado, probablemente porque la mayoría salvan el Golfo de Vizcaya desde las costas atlánticas hasta las del Canal de la Mancha en un vuelo directo sobre el mar. En las costas españolas es escaso invernante. Galicia concentra la mayoría de ellos. También se observa muy ocasionalmente por las rocas de la costa cantábrica y no en gran número. Pero dentro de las rías cantábricas se ven en ocasiones bandos muy densos. Fournier señala más de 2.000 canutus en la ría de Treto (Santander) en enero de 1969 y más de 5.000 en la ría de Santa Marta de Ortigueira (La Coruña). En las costas atlánticas gallegas en la misma fecha obtuvo una estimación de 3.000 para la ría de Arosa (Pontevedra). Comparando estas cifras con observaciones de otros ornitólogos, parecen exageradas y probablemente obedecieron a circunstancias especiales de temporal en la mar u otras no determinadas. Sin embargo, las costas portuguesas acogen una enorme población de invernantes. En el censo realizado por Pagezy y Trotignon en diciembre de 1968 y S. y O. Fournier en enero de 1969, se contaron un total de 24.000 Calidris canutus, correspondiendo la cantidad mayor a las lagunas de Aveiro con 14.000 individuos, seguida de los estuarios del Tajo y Sado con 10.000 C. canutus aproximadamente. Sin embargo, en diciembre de 1963, el suizo R. Leve que, incluso recorrió en avioneta las zonas más caracterizadas de la costa portuguesa, no incluye en su lista ni un solo Correlimos Gordo. Bernis ya estimaba que en las costas atlánticas de Iberia debe invernar una apreciable cantidad e incluso afirma esta situación para las marismas del Guadalquivir, donde, sin embargo, tampoco fue observado ni uno solo en el censo efectuado en 1973. Zonas importantes de invernada son también las costas noroccidentales de Africa, donde se observa en apreciable cantidad por las del Sahara, Mauritania, Senegal y Gambia. En la península Ibérica hay pocas recuperaciones de anillados y todas caen en las costas cantabro-atlánticas.