COLIMBO ÁRTICO (Gavia arctica)

                           Fotografía: Mika Mettälä.

 

 

El Colimbo Artico,Gavia Arctica,es un excelente nadador y buceador, pueden nadar bajo el agua hasta 300 metros antes de subir a tomar aire. El precio que han tenido que pagar por su adaptación al líquido elemento, es su torpeza para desplazarse sobre tierra firme. De hecho, ellos raras veces visitan tierra firme excepto para anidar, y en esa etapa de su vida, no se separan mucho del agua.

Tienen una semejanza en su forma de mantenerse en el agua a los cormoranes, pero ellos pueden ser identificados por su manera de nadar: un colimbo sostiene su cabeza directamente hacia fuera, en vez de mantenerla hacia arriba en un ángulo de 45 grados.

En verano tiene un aspecto abigarrado, ya que el dorso es oscuro, negro, pero con anchas áreas de bandas blancas, un par mayor en las escapulares y otro menor en los hombros. La cabeza y parte posterior del cuello son grises y la parte anterior del cuello y garganta llevan una mancha negra, estriada a los lados de blanco. Partes inferiores claras. En invierno tiene las partes superiores grisáceas mas o menos pardas y poco moteadas, mientras que las inferiores son claras. El pico es recto, no algo curvado como en el Colimbo Chico.

Su voz es como un ladrido gutural que repite en vuelo. En época de cría tiene distintos tipos de voz, un bocinazo ruidoso o un gemido triste y otro especial cuando la pareja apareada vuela.

El Colimbo Artico, es reacio a volar, cuando está en el agua, a pesar de que el vuelo es recto y firme. Se alimenta sobre todo de peces, aunque también captura crustáceos, moluscos, etc., en pequeña proporción. Vuela generalmente en formación suelta, no apretada, con otros ejemplares, y migra principalmente durante el día.

Pone dos huevos pardos con manchas más oscuras, en el nido que construyen cerca del agua entre la vegetación de la ribera, son la pareja, ambos padres, los encargados de la incubación que dura unos 28 días. No nidifica en la Península.

Cría en territorios árticos, llegando hasta Escocia como nidificante. Llegan a las costas cantabro atlánticas en inviernos crudos, y es muy raro en el Mediterráneo.