CANARIO (Serinus canaria)

                  Fotografia: Francisco José Negrin Alfonso

 

 

Canto del Canario común.......

Clasificación

Orden Passeriformes; familia Fringillidae

Longitud

13 cm

Envergadura

20-23 cm

Identificación

Se trata de un pájaro pequeño, piquicorto y de tonos verdosos. Tanto machos como hembras tienen el plumaje del dorso y los flancos marcado por estrías, pero los machos muestran en cara, garganta y pecho un plumaje visiblemente amarillento (dibujo 1). En cambio, el que exhiben las hembras es bastante más apagado (dibujo 2). Resulta muy parecido al verdecillo en tamaño, forma y coloración. Pero, como pauta general, el primero es un ave más alargada y con un plumaje menos contrastado que el segundo. Además, una observación comparada en detalle revela que el canario tiene un obispillo verdoso mucho menos conspicuo. Asimismo, el color amarillo de los machos de canario se extiende por el pecho y el vientre hasta las patas, mientras que en los verdecillos la extensión de dicho color es más reducida. También se puede confundir con los lúganos, pero estos poseen distintivas manchas alares y caudales amarillas, y además no habitan en las islas atlánticas. Por otra parte, el canario recuerda al verderón serrano, pero este último no posee el plumaje estriado típico del canario y tampoco llega a Canarias, Azores ni Madeira.

En el mundo

Se trata de un pájaro sin subespecies descritas, distribuido básicamente por Madeira, Azores y las islas Canarias. Ha sido introducido en Bermudas, Hawái y Puerto Rico.

 En España

Resulta relativamente común en todo el archipiélago canario, excepto en las dos islas más orientales, Lanzarote y Fuerteventura, donde su presencia es reducida y reciente.

Desplazamientos

El canario es sedentario. Solamente tras la época reproductora se mueve en bandos hacia ambientes abiertos, tanto costeros como de alta montaña.

Población

De acuerdo con los datos del Atlas de las aves reproductoras de España (2003), la población en el conjunto de las islas atlánticas constaría de un máximo de 160.000 parejas, de las que aproximadamente la mitad corresponderían al archipiélago canario. En las últimas décadas se ha extendido por las islas orientales, pero está experimentando también declives locales por la pérdida de hábitat.

Hábitat

Ocupa una gran variedad de ambientes y puede observarse desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros. Para criar se suele instalar en parajes arbolados, como en los bordes de retazos de laurisilva, matorrales de sustitución, plantaciones de pino, parcelas de cultivo de bananas, huertos y jardines.

Alimentación

Se alimenta principalmente de semillas, brotes y yemas; de forma secundaria, también consume insectos.

Reproducción

Saca adelante dos o tres polladas al año. Suele iniciar la primera puesta en marzo, pero hay poblaciones canarias que comienzan en enero y pueden dilatar el periodo reproductor hasta julio. No es muy territorial, de modo que resulta habitual que varias parejas compartan espacio para criar. Instala el nido en las ramas terminales de árboles o arbustos. El nido consiste en una densa taza de ramas finas, raicillas, líquenes, musgo y partes pelosas de plantas, y su interior está forrado con plumas y pelo. La hembra pone de tres a cinco huevos, que son blanco-azulados y con manchas extensas pardas o rojizas. La incubación dura 13-14 días. Los pollos se independizan dos o tres semanas después de nacer. A finales del verano, jóvenes volantones del año y adultos se agrupan y deambulan en bandos por parajes tanto forestales como abiertos, ya sea cerca del mar o por encima del límite forestal hasta los 2.000 metros de altitud.

Se trata de un ave relativamente abundante, que hasta la fecha se ha aclimatado parcialmente a la extraordinaria degradación y transformación de los paisajes forestales de las islas atlánticas. Aun así, sufre diversas agresiones constantes o incluso crecientes: pérdida de hábitat por el incontrolado urbanismo, captura ilegal por pajareros, predación por animales asilvestrados, etc.