BIGOTUDO (Panurus biarmicus)

                               Fotografía: Siegfried Noët  

 

 

.......buscando larvas..."Secuencia"

 

 

 

 

Apuntes en acuarela.Macho de Bigotudo.Autor: Manuel Sosa

 

 

Pocos pájaros de la avifauna ibérica ofrecen menos dudas al observador que el macho de Bigotudo,Panurus biarmicus. La cabeza y los carrillos son grises con un tono ligeramente azulado. Pero la característica más notoria es su «bigote» una mancha negra que naciendo entre la base del pico y los ojos cae hacia abajo a ambos lados de la cara como si de un auténtico mostacho se tratara. El dorso de las alas, espalda, obispillo y cola son de color ante o pardo rojizos con las primarias y secundarias de las alas muy oscuras y bordeadas de blanco y las secundarias con ribetes pardo claro. También los flancos son pardos rojizos. Bajo la cola es muy visible el color negro intenso de las infracobertoras caudales. Cuando el pájaro despliega las alas se aprecian bien las rayas negras de las plumas cobertoras alares que forman como unas bandas paralelas. La cola es larga y bien graduada con las dos rectrices centrales más largas y las siguientes tres parejas cada una 5 milímetros más corta y las más exteriores 40-45 mm. más cortas que las centrales Las rectrices exteriores, blancas en los bordes son muy visibles en vuelo y cuando el pájaro revolotea por entre los carrizos. El pico es amarillo naranja con variación de tonalidades de unos pájaros a otros. En los pollos machos ya crecidos, pero aún en el nido, posee casi este color y puede así diferenciarse enseguida hembras de machos. La hembra tiene el plumaje de un tono general pardo con el mismo patrón en la coloración de las alas que el macho, carece de los mostachos negros de él y también le falta el color negro de las plumas infracobertoras caudales. Su cabeza es pardusca, no gris y el pico es gris o negruzco, a menudo en las hembras jóvenes y pardo grisáceo en ambas jóvenes adultas. El color varía individualmente, algunas veces mostrando puntos anaranjados o estando todo el pico teñido de naranja, aunque nunca es tan brillante como en el macho. Este pico es fuerte y un poco curvado en el culmen. Las partes inferiores en ambos sexos son blanco grisáceo bordeadas de pardusco aunque en los lados. Las patas son negras, aunque se sabe de un macho con ellas amarillas (Kirtland, 1973), pero éste fue indudablemente un caso anormal. Las plumas que en el macho forman el mostacho negro existen en la hembra con la misma disposición y forma, pero son blanco grisáceas.

El Bigotudo vive casi exclusivamente en los carrizales de nuestras marismas y márgenes de ríos. La especie es escasa anidando en España, pero parece en franca expansión y numerosos lugares antes solitarios cuentan ahora con la presencia de este pájaro. Fuera de la época de la reproducción es gregario, formándose pequeños grupos que vagan por los carrizales, subiendo y bajando entre las plantas e inesperadamente emprendiendo todos a la vez el vuelo, haciéndolo a gran altura hasta la que suben efectuando extraños giros en el aire durante los cuales tiene una gran importancia su larga y graduada cola, bien visible inmediatamente que el pájaro sale de la vegetación. Por ella anda inquieto y ruidoso emitiendo su monótona llamada y picoteando en las inflorescencias de Typha y Phragmites. Una vez en vuelo gira y despliega la cola de manera característica y vuela directamente hacia otro carrizal, pero de forma ondulada. Se mueve entre los carrizos en acrobáticas posturas y en una acción característica coloca cada pata en un tallo diferente de carrizo. Es gregario fuera de la época de la reproducción y los bandos que normalmente se ven pueden estar formados por 25-40 pájaros, agrupándose también para dormir en los carrizos. Cuando las parejas se posan juntas, la hembra suele estar cobijada debajo de un ala que el macho extiende sobre ella.

La voz resulta inconfundible, un gangoso ¡¡ping, ping!! y según Tucker, un muy poco distintivo ¡¡ticc!! Los bandos se atraen entre ellos lanzando continuamente un lastimero ¡¡tiií, tiii!!

Esta especie ha sido bien estudiada en España. Su celo es realmente espectacular y el macho eriza las plumas grises de la cabeza, la negra bigotera y extendiendo la cola en abanico muestra muy bien el color negro de las plumas infracobertoras caudales. A estas demostraciones responde la hembra con similares posturas y despliegues de la cola. También la pareja vuela junta sobre los carrizos, siempre desplegando en abanico sus largas colas.

El Bigotudo hace el nido entre carrizos y en cualquier otra vegetación acuática y a baja altura, casi siempre cerca del agua de la marisma. Su construcción es la clásica de carricero, muy parecido al del Carricerín Real, ligazón del material muy esmerado y el tapizado interior con inflorescencias de plantas palustres y alguna pluma. Ambos adultos lo construyen, pero parece ser que el macho se ocupa de terminarlo por dentro aportando el material suave para forrarlo. La puesta consiste normalmente en 5-7 huevos, pero a menudo más. Jourdain da hasta 12, aunque excepcionalmente. No son muy raras las puestas de 8 y 9 huevos. Los huevos son blancos rayados y punteados de marrón rojizo muy oscuro. El promedio de medidas para 100 huevos obtenido por Jourdain es de 17,35 x 13,97 mm. con un máximo de 19,6 x 14,5 mm. y uno muy pequeño de 14,5 x 13,2 mm Las puestas pueden ser encontradas ya a primeros de abril de forma ocasional, pero más normalmente a finales de abril y sobre todo en mayo, junio y julio. Hace dos puestas regularmente y a veces tres y se dice que más, pero no está bien comprobado este último extremo. Lo que no ofrece dudas es que estamos ante una especie muy prolífica. Ambos sexos incuban alternadamente por cortos períodos y a los 12-13 días nacen los pollos que carecen totalmente de plumón y su piel es muy oscura. La boca por dentro tiene un dibujo especial característico e inconfundible de puntos blancos sobre fondo negro y éste a su vez sobre otro carmesí vivo. La lengua es negra con la punta blanca. Las comisuras son amarillentas. Salen enseguida del nido, cor frecuencia a los 9 días, pero más corrientemente a los 11-12 días. Se estima (Jourdain) que en las últimas crías los pollos están muy pocos días en el nido.

Se alimentan fundamentalmente de insectos y sus larvas durante la primavera. Los pollos son alimentados con pequeñas orugas verdes y Ephemeridae, dípteros, etc. En el verano e invierno picotean en las infrutescencias de carrizos Phragmites y Typha principalmente.

Se reproduce localmente en Holanda, Inglaterra, sur de Francia y a través de Europa central y del sur llega hasta Asia. En general en todos sitios es muy local, ocupando extensos carrizales y vagando en el invierno por entre ellos, pasando de una zona a otra en desplazamientos que varían normalmente entre 100 y 500 Km. Ocasionalmente más.

En la Península Ibérica se reproduce en la Albufera de Valencia, Tablas de Daimiel y en carrizales de algunas de lagunas manchegas. También en otros lugares del levante español. A pesar de que los bigotudos se veían por el Delta del Ebro (Maluquer, 1971) no fue demostrada allí su nidificación hasta que Raventós (1973) encontró un nido el 10 de junio de 1972 cerca de la laguna La Alfacada. Estaba a 30 cm. del suelo y suspendido entre unos juncos, conteniendo 5 pollos. La identificación no ofreció dudas por la presencia del macho cebando. La especie parece en clara expansión en España. Ahora se han descubierto nuevos nidos en la provincia dé Madrid (Arganda) y es también nidificante en otros lugares de La Mancha de donde antes faltaba. La extensión de su área hacia el norte y oeste se confirma en invierno con la presencia de pájaros divagantes tal al Oeste de su área normal como la provincia de Cáceres (Bernis 1968) y en Badajoz, Villanueva de la Serena, (Pérez Chiscano, 1968). Desde entonces las observaciones se multiplican en varios otros lugares, pero de momento falta en toda la zona Norte de la Península.

Actualmente se estima una población entre 650 y 1100 parejas, ampliando la zona de reproducción a la parte inferior del tercio norte peninsular.