ANSAR CARETO (Anser albifrons)

Esporádicamente llega a Iberia el Ansar Careto Anser albifrons. Netamente holoártico cría en las tundras del norte de Eurasia desde la Península de Kanin hasta el Estrecho de Bering y en América, donde se distingue otra subespecie, ocupa Alaska, norte de Canadá y oeste de Groenlandia. La subespecie Anser albifrons flavirostris es la que se reproduce en América y gran parte de la población groenlandesa alcanza Irlanda donde inverna en gran número. La otra raza Anser a. albifrons alcanza las costas europeas del Mar del Norte a finales de septiembre y principios de octubre, pero la masa principal no se establece en las Islas Británicas hasta diciembre, abandonando sus cuarteles de invierno en marzo. La subespecie flavirostris aparece antes, en septiembre y octubre y permanece hasta abril y mayo. Las dos razas llegan también al resto de los países europeos y en Holanda es el ganso más abundante en invierno, alcanzando cifras impresionantes en aquel pequeño país. Nada menos que 50.000 ánsares de esta especie se censaron en 1964-65. Su densidad en otros lugares del viejo Continente es muy grande en el invierno y sin duda es el más abundante de los gansos. En la Península Ibérica se confunde entre los demás ánsares y ya se ha visto varias veces entre Ansar fabalis en el embalse del Esla y en la laguna salada de Villarrín de Campos (Zamora). También debe acompañar a los ansares comunes, pues en Doñana (Huelva) hay varias observaciones y capturas en invierno. Los que fueron examinados mostraron las características de la raza albifrons del norte de Eurasia. Es un ánsar algo menor en tamaño que el común y el campestre, pero se distingue bien por el color blanco de la base del pico o parte anterior de la cabeza y por las manchas formando franjas transversales de color negro en el vientre, que en los adultos son muy notorias. El pico rosa es también característica bien visible. Los jóvenes carecen del color blanco de la parte anterior de la cabeza y puede originar confusión su identificación, sobre todo porque son mayoría entre los que alcanzan Iberia. La raza de Groenlandia, que no parece hasta ahora haber sido determinada claramente como visitante en la Península, tiene el pico amarillo y su color, como muy expresivamente dice Bannerman, es color chocolate, mientras la subespecie albifrons es color chocolate con leche.