MEGABACTERIOSIS

 


 

 

AGENTE CAUSAL

 

El microorganismo causal de esta enfermedad, conocido anteriormente como"Megabacteria"y antes de eso como Virgamyces avigastticus y "Levadura gástrica aviar", ha sido descrita en la literatura científica desde hace ya varios años.
Durante este tiempo, la ciencia no tuvo claro si se trataba de una verdadera bacteria o bien de un hongo. En favor de la primara hipótesis estaba su morfología, similar a un bacilo de gran tamaño, de ahí la denominación de megabacteria, sin embargo su tratamiento no respondía a ningún antibacteriano. La dificultad de replicarla en medios de cultivo impedía su estudio minucioso in vitro. La segunda tesis se sustentaba en el hecho de su respuesta a tratamientos antimicóticos.
En la actualidad, a pesar de ser una enfermedad tal vez poco estudiada,se ha avanzado en su conocimiento. De acuerdo con su morfología, propiedades bioquímicas, comportamiento en medios de cultivo y especialmente la microscopía electrónica, actualmente es aceptado como una levadura denominada Macrorhabdus ornithogaster.
Al microscopio óptico puede observarse como una larga cadena de bacilos Gram positivos (tiñe de violáceo morado), midiendo entre 20 y 80 nm de largo y de 3 a 4 nm de ancho.
A pesar de que no se trata de una bacteria, la denominación de Megabacteria prevalece sobre otras.Sin embargo,debido a que el agente causal es Macrorhabdus ornithogaster,quizás la enfermedad debería referirse como Macrorhabdiosis.
M. ornithogaster tiene una distribución mundial; sin embargo algunos países aún no se ha reportado su presencia.

 

¿QUIÉNES LA PADECEN?

 

Las especies aviares que son afectadas incluyen: periquitos australianos principalmente,canarios y fringílidos en general, estríldidos (diamantes), y psitácidas como catatuas,ninfas y agapornis especialmente.Ha sido también identificada en avestruces,gallinas,pavos,gansos,etc.En aviarios de periquitos australianos la incidencia de esta enfermedad puede ser superior al 60 %.

 

LA ENFERMEDAD

 

Actualmente se considera que M. Ornithogaster está frecuentemente presente en el tubo digestivo de estas especies sin causar enfermedad.Sin embargo la enfermedad aparece cuando por alguna razón se ingieren grandes cantidades de éste microorganismo o el individuo se encuentra inmunodeprimido.
Suele afectar al proventrículo y órganos adyacentes proliferando en sus mucosas.Éste suele presentarse muy dilatado,con evidente engrosamiento y ulceración de la pared, y a veces hemorrágico.El pH del proventrículo se altera alcalinizándose,alcanzando valores de hasta 7 y 8
La enfermedad puede presentarse de forma aguda o crónica.Afecta principalmente a individuos maduros,pero puede presentarse desde temprana edad (10 dias).
En su forma aguda,la muerte sobreviene entre las 12 o 14 horas después de la exposición.Las aves,aparentemente sanas,presentan falta de apetito,regurgitación del alimento,que puede contener sangre,y muerte.
La más común es la presentación crónica,en la cual las aves aparentemente consumen alimento normalmente,pero a pesar de permanecer mucho tiempo en el comedero,les resulta muy difucultoso ingerirlo (disfagia).
En la presentación crónica,las aves afectadas pueden sobrevivir meses e incluso años.La regurgitación es común y la cabeza del ave puede estar manchada con su propia saliva y restos de comida.Otro signo sugerente de enfermedad es la presencia de semillas sin digerir en sus excrementos.Las heces pueden o no contener sangre,y de ser asi,estas se tornan de color oscuro o casi negro.
Conforme avanza el proceso patológico,las aves se debilitan progresivamente,enflaquecen y eventualmente mueren,diseminando el microorganismo por las heces o por contacto directo pico a pico,entre parejas reproductoras o en el empapuzamiento de los pollos.
Puede ocurrir,y de hecho suele hacerlo, que la enfermedad se complique con otros agentes(complicaciones secundarias)originando infecciones que pueden extenderse a otros órganos y presentando así otros signos que se corresponderían con estas complicaciones.Así son frecuentes las diarreas causadas por enteritis bacterianas.Tanto es así,que a menudo son la causa de la muerte y no la propia Macrorhabdiosis.
Las lesiones que podemos encontrar en la necropsia,propias de esta enfermedad son: emaciación, proventriculitis,dilatación del istmo gástrico y/o engrosamiento de la pared del mismo,incremento de la secreción de moco,ulceración del proventrículo,exudado de color café oscuro-negro ,debido probablemente a la presencia de sangre.
En el estudio histopatológico los hallazgos incluyen: presencia de microorganismos(que pueden estar presentes sin causar enfermedad),disrupción de la capa queratinosa de la molleja.atrofia de las glándulas de proventrículo,ulceración,....
Esta patología puede confundirse con otras patologías que causan cuadros similares,tales como: candidiasis,giardiasis,tricomoniasis,proventriculitis de etiología bacteriana,intoxicaciones por plomo y tumores del aparato digestivo.Es por ello necesaria la intervención del clínico para su correcto diagnostico y tratamiento.

 

DIAGNÓSTICO Y PRONÓSTICO

 

La sospecha de la enfermedad deviene por la presencia del propio cuadro presentado,pero para diferenciarlo de otras posibles patologías es necesaria la demostración de la presencia de M. ornithogaster en el microscopio.
En aves vivas,pueden prepararse muestras de heces según el método Gram,para su observación por objetivo de inmersión,pero es muy probable que se produzcan falsos negativos.Por ello,ante un negativo sería necesario realizar un lavado de buche o mejor aún,una toma de muestra directa con hisopo introduciéndolo hasta la parte inferior del mismo.
En aves muertas,en la necropsia,puede realizarse una impronta con la pared interna del proventrículo,donde encontraremos la mayor concentración de estos microorganismos .
Las aves afectadas por M. ornithogaster,aún con el mejor tratamiento,tienen siempre un pronóstico incierto,dependiendo éste del alcance de las lesiones causadas.Como suele suceder,éste será más favorable cuanto más precoz se haga el diagnóstico y el tratamiento.

 

TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

 

Se han intentado varios tratamientos para eliminar el agente patógeno,administrados por via oral directa o en el agua de bebida,con resultados,la mayoría de las veces,no muy satisfactorios.Entre estos tenemos: nistatina,luferunon,fluconazol,ketoconazol,yodo,terbinafina,

agentes acidificantes(vinagra,limón,..),acido clorhídrico,amoxicilina,clorhexidina y bicarbonato sódico.
Actualmente,el único fármaco que ha demostrado ser eficaz es la Anfotericina B administrada por via oral directa,en dosis de 100mg/kilo,dos veces al dia,durante 30 dias.
La Anfotericina B soluble,administrada en el agua de bebida,no ha demostrado ser muy útil en el tratamiento.Esta se sedimenta en el fondo no siendo ingerida adecuadamente ni en las cantidades precisas.
Éste fármaco no se absorbe por vía oral,actuando así de manera tópica.Es por eso que en aves muy afectadas,con un notable engrosamiento de la pared proventricular y elevada producción de moco el fármaco no pueda penetrar hacia los epitelios inferiores no pudiendo ejercer correctamente su acción terapéutica. Lo ideal para estos casos seria la administración intravenosa,pero la alta toxicidad del fármaco por esta vía y las propias características de los pequeños pájaros la hacen descartar.
La prevención es el arma más efectiva que disponemos para luchar contra esta enfermedad,en parte por la limitada opción de fármacos y el elevado precio de estos.
Algunas de las medidas de bioseguridad que deben tenerse en cuenta son: la población debería de estar formada por aves clínicamente sanas(con análisis de laboratorio) ;la práctica de estrictas cuarentenas a las aves recién adquiridas con chequeos rutinarios; monitoreos periódicos y tratamiento precoz o eliminación de aves portadoras;medidas de desinfección efectivas de materiales y equipo personal.Se se emplean incubadoras,se deben extraer los huevos antes de la eclosión y colocarlos en nacederas,removiendo los cascarones inmediatamente tras el nacimiento ; criando aisladamente y con el uso de nodrizas sanas.
El panorama actual de la lucha contra la Macrorhabdiosis se presenta sombrío.No obstante,continuamente se está experimentando con nuevos métodos para la eliminación de esta enfermedad y esperemos que muy pronto tengamos quimioterapéuticos fáciles de usar,efectivos y económicos.

 

Dr. Juan Carlos Morales Luna